SALUD

De la mente a tu estómago. Gastritis nerviosa.

Aunque parezca increíble del modo en que pensemos podemos influir en la manera en que nuestro reaccione antes agentes infecciosos del exterior, retrasar o acelerar la curación de malestares que podamos estar sufriendo en un momento determinado.

Un ejemplo de ello es el tema central de nuestro artículo de hoy, la gastritis nerviosa, originada por el estrés o la ansiedad. Dichas condiciones vienen a afectar al estómago e inflamar la mucosa gástrica. Se presenta como un trastorno emocional que afecta a muchas personas actualmente y entre sus síntomas más característicos se encuentra la acidez, náuseas, sensación de ardor o dolor en el estómago.

Esta condición tiene dos maneras de manifestarse. Por un lado, tenemos la gastritis aguda, ocurre sin previo aviso siendo muy intensa y la crónica puede durar años si no es tratada. Existe una forma menos común, pero igual de dañina, la gastritis erosiva. No causa mucha inflamación, pero en cambio provoca hemorragias y ulceras en el estómago.

La inflamación puede ser causada por múltiples factores, una infección, el estrés, lesiones o alteraciones del sistema inmunitario. Actualmente estudios hechos han demostrado que el estrés emocional y la depresión pueden llegar a influir en el desarrollo de problemas de tipo gastrointestinal, como la gastritis nerviosa.

La buena noticia es que esta enfermedad es fácilmente tratable, incluso en nuestra casa, por medios de remedios alternativos y naturales.

Causas de la gastritis nerviosa.

Causas de la gastritis nerviosa.

Causas de la gastritis nerviosa.

Algunos de los siguientes factores pueden hacer que la gastritis se manifieste:

  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Nervios.
  • Exceso de alcohol.
  • Vómitos.
  • Reflujo biliar.
  • Infecciones.
  • Dieta deficiente.

Pero es de suma importancia que sepas, que además de estos factores, una bacteria llamada Helicobacter Pylori es la principal responsable de la aparición de la gastritis y se aprovecha de la aparición de algunos de los factores ya mencionados para acrecentarse. Igualmente, un cuerpo sin descanso puede ser fácilmente víctima de esta patología.

Entre el 60% y el 80% de la población contienen en su estómago a la bacteria. La misma es asintomática durante un largo periodo de tiempo, pero aun así puede llegar a dañar la barrera de mucosa gástrica.

Estos son los síntomas de la gastritis nerviosa.

 Al igual que muchas otras enfermedades, los síntomas pueden variar de persona a persona. Pero existen algunos que son comunes para todos:

  • Vómitos.
  • Heces negras.
  • Sensación de ardor en el estómago.
  • Pérdida del apetito.
  • Dolor abdominal.
  • Indigestión.
  • Nauseas.
  • Malestar estomacal.
  • Acidez.

Cómo combatir la gastritis nerviosa.

Primero que nada, se considera imprescindible seguir una dieta sana y ligera que ayude el proceso de regular los síntomas. Esto significa incluir en tus comidas vegetales, fruta, carne, pescado, entre otras cosas.

A la par con esta dieta, es recomendable mantener un nivel emocional elevado. Mantener equilibrada la mente y tus emociones puede ayudar enormemente al cuerpo a recuperarse y de esta manera el tratamiento que queramos aplicar tendrá mayor eficacia. Aprende a controlar el estrés diario ya que este se encarga de aumentar la producción de ácido gástrico, dañando la mucosa del estómago y propiciando la aparición de la gastritis.

Una buena opción para despejar la mente es practicar deporte ya que el ejercicio favorecerá la producción de endorfinas.

No es aconsejable medicarse con analgésicos para tratar de calmar el dolor. Durante algún tiempo puede que surtan el efecto deseado, pero a la larga, el cuerpo se hará inmune a estos, el dolor no cesara y le habrás causado un daño adicional al estómago. Lo mejor será acudir con un médico que te recete el medicamento adecuado para proteger tu mucosa y ayudarte con el dolor.

Alternativas para aplicar en casa contra la gastritis.

En tu hogar el primer tratamiento será el de controlar y mantener la dieta. Recuerda que la alimentación es un punto neural de la recuperación. A corto plazo evitará el malestar estomacal y a largo plazo protegerá tu sistema digestivo. Evita las bebidas alcohólicas, alimentos enlatados, ácidos, lácteos y picantes.

Recomendamos la utilización de alimentos probioticos, que puedan ayudar a la digestión y a estimular los movimientos regulares. Adicionalmente estos suplementos agregan bacterias que pueden ayudar a frenar la propagación del Helicobacter Pylori.

De acuerdo a una investigación beber té verde con miel al menos una vez a la semana, ayuda a reducir la prevalencia de H. Pylori.

Una cucharada de bicarbonato puede ayudar con la sensación de ardor en el estómago.

Consumir aloe vero puede ayudar a tratar las quemaduras muy efectivamente. Y finalmente los aceites esenciales como la menta o el jengibre pueden ayudar positivamente al tu estómago.

Por último, recuerda que las herramientas están en tus manos, mantén la calma y una adecuada alimentación para evitar sufrir está molesta enfermedad o que esta te quita la oportunidad de vivirla normalmente.

Etiquetas

MC

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar