Los tres errores emocionales que limitan tu felicidad

La felicidad, el bienestar físico y espiritual, son circunstancias que se encuentran asociadas a nuestras emociones o sentimientos, estas pueden variar dependiendo de la circunstancia, condición o el ambiente donde nos estamos desarrollando, también pueden intervenir en las características de las decisiones o elecciones de tomamos.

Son muchas las personas que se dedican a estudiar el complejo mundo de las emociones, y casi todos han llegado a la conclusión, que las mismas definen nuestra acciones. Daniel Goleman en su libro Cómo ser un líder dice que: al menos un 80% del éxito que alcancemos en nuestra vida depende de nuestra habilidad para gestionar las emociones.

Ser exitoso, no está limitado a tener un excelente trabajo, a conseguir títulos universitarios, tener mucho dinero o establecer una relación prospera y duradera, se trata de caminar hacia la felicidad, de alcanzar este estado perfecto y tranquilo, que no se acerca a nosotros solo porque la llamemos o deseemos

Tenemos que trabajar diariamente en ella, sembrar, regar, eliminar malezas y podar, para luego recoger la cosecha. Poder controlar las emociones, puede encaminarnos por senderos prósperos y fértiles. Más abajo podrás encontrar algunos de los condicionamientos, que limitan nuestras emociones y atentan contra la felicidad.

Tres errores emocionales que limitan tu felicidad

  • La negación: Toma las riendas de tus actitudes, no te encierres en preposiciones como: ¿cómo te sientes, seguro que estás bien?, ¿de verdad que no estás enfadado?, ¿estás seguro de que no te pasa nada?, ¿me aseguras que lo que ha ocurrido no te importa?, ¿te parece bien entonces que dejemos pasar lo sucedido? … Negar lo que pasa, no sirve de nada, es un error, perjudicial donde siempre caemos. Recuerda esto restringe la felicidad.
  • Evadir los emociones difíciles: Rabia, ira, ansiedad, estrés, pueden ser sentimientos incomodos y complicados, a ninguno nos gustan por eso preferimos evitarlos, segúnAntonio Damasio, neurólogo, nos señala muy a menudo. “Somos seres emocionales que un día aprendimos a pensar. No somos máquinas que un día nos dimos cuenta de que podíamos sentir. Por tanto, el acto de dar su espacio a las emociones, de dejar que estas fluyan y hallen su lugar es un modo de aceptarnos a nosotros mismos. De validarnos, de invertir en salud mental”.
  • Debo obtener la felicidad: El último y más perjudicial error, es ese deseo malicioso de obtener la felicidad sin importar como. Nos retamos y establecemos criterios para perseguirla como si la misma fuera un velero que nos lleva a un destino incierto. Solo debemos entender que la felicidad reside en poder entendernos, saber para donde deseamos caminar, conocer nuestras limitaciones y accionar en nuestras fortalezas.

No te olvides compartir este artículo

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.