La fábula del bambú y el helecho que debes leer en los momentos difíciles

La fábula nos narra hechos donde los actores principales son animales o cosas, en ella se les otorga características humanas y por lo general está escrita en forma de verso o prosa. La fábula busca enseñar o educar, en ellas se realiza críticas constructivas, sobre costumbres de una región o sobre algunas características humanas.

Las mismas son narradas por una persona que cuenta los acontecimientos, de unos personajes, en un lugar específico y en un tiempo no determinado. Las fabulas son intemporales, no existe época. Y las mismas dejan siempre una enseñanza moral que por lo general se encuentra al final de la misma.

Más adelante, podrás leer una maravillosa fabula, que relata la vida de un campesino, con ella entenderás, que las cosas mar difíciles de obtener, son las cosas más gratificantes, atravesar momentos difíciles nos hace más fuertes. Y nos muestra que todo lo que emprendemos se puede hacer realidad.

Con la lectura de esta fábula, veremos que lo mejor, lo esperado, siempre viene después de atravesar muchas dificultades, pero llega. Nunca debemos renunciar a lo que deseamos, porque tarde o temprano provocaremos ese cambio esperado. Hay que tener paciencia y nunca dejar de ser felices.F

La Fábula del Helecho y el Bambú

– Había una vez un carpintero, que tenía su taller, su mujer que amaba y dos hijos, pero comenzó a tener problemas económicos. A pesar de intentar distintas formas de salir adelante, no lo lograba y esto comenzó a desanimarlo. Un día, decidió ir al bosque a ver a un viejo sabio.

El gentil anciano lo invito a pasar a su humilde casa. Le pregunto qué le pasaba y el carpintero le relato sus desventuras. Al terminar su narración, el anciano llevo al carpintero a la parte de atrás de su casa, en donde se encontraban un helecho y un bambú; le pidió que los mirara pues le contaría una historia.

Dijo el anciano – junte unas semillas de ambas que plante en mi jardín, poniendo todo mi empeño en su cuidado”. Así el tiempo pasaba y note que si bien a los dos cuidaba por igual, los dos hacían cosas muy diferentes. Mientras que el helecho brotaba, el bambú seguía como escondido bajo la tierra.

Paso, un segundo, tercer y cuarto año y aun así mis esperanzas y menos mis cuidados habían cambiado. Pero en el transcurso del quinto año, note un pequeño tallo verde que comenzaba a salir de bajo tierra. Creció muy rápido, convirtiéndose en un árbol de más de diez metros de altura y de mucha fortaleza. El anciano pregunto al carpintero: “- sabes porque tardo tanto tiempo en aparecer?”

Porque ese tiempo le llevo a esas semillas convertirse en raíces profundas y fuertes, porque tenían que crecer y sostener con ellas lo que muy alto iba a crecer y tenían que proporcionarle una base muy firme y fuerte para tal propósito”

El carpintero comprendió, que no ver los frutos de inmediato, no quería decir que estos no llegaran algún día, que su tiempo no estaba perdido, que era solo cuestión de esperar y tener paciencia”

Recuerda priorizar tus metas y no darte por vencido.

            Comparte este artículo entre familiares y amigos.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.