Hay personas crueles disfrazadas de buenas personas

Constantemente nos estamos relacionando y compartiendo con un montón de personas, algunas de ellas geniales, gentiles, cariñosas, amables, respetuosas, agradables y hasta confiables, otras pueden llegar a ser impertinentes, desagradables, detestables, insoportables y están las que se disfrazan de corderito, cuando realmente son una pantera. 

Estas personas, suelen ser muy dañinas, les gusta conseguir todo lo que se proponen, sin miramiento, y están dispuestos a utilizar cualquier medio incluyendo el chantaje, mediante la aprensión, reprimenda, provocación o el complejo de culpa. Debemos tener cuidado, pues los mismos se esconden detrás de caras amables y apacibles.

La realidad es que ocultan sus intenciones detrás de afables ternuras, cuando lo que buscan son intereses personales, que les ayude a superar sus fracasos. Estos seres, no pierden el tiempo, y se centran en lastimar a quien tiene el apoyo y cariño de los demás, pues con esto obtienen satisfacción personal .

Debemos tener presente que, “quien hiere es porque en algún momento de su vida también fue dañado”, esto es totalmente cierto, cuando nos lastiman, buscamos deshacernos de la frustración lastimando a otros. Pero también existe otro aspecto que no siempre tomamos en cuenta. La envidia existe.

Personas crueles, disfrazadas de buenas personas

Cualquiera puede ser víctima de este tipo de personas. Sin importar edad, sexo o condición social, ya que existen dentro de compañeros de trabajo, amigos, familiares inclusive dentro de entornos que no solemos concurrir tan a menudo. Lo bueno es que podemos identificarlos de muchas maneras

  • Nos cautivan con mentiras: Susurraran en nuestros oídos, palabras lindas y estarán dispuestos a defendernos, pero cuando te descuides aparecerá el chantaje emocional
  • Trastornan la tranquilidad y la moderación
  • Extinguen la autoestima
  • Son dominantes
  • Son agresivos

Recuerda “No hay maldad más cruel que la que nace de las semillas del bien” – Baldassare Castiglione, además el científico y divulgador Marcelino Cereijido señalo: “No existe el gen de la maldad, pero sí ciertas circunstancias biológicas y culturales que la pueden propiciar“. La maldad puede existir, sin que la persona tenga una condición psicológica

No te olvides compartir esta publicación con familiares y amigos

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.