Siete remedios naturales para calambres y temblores

Autor: MC Fecha: diciembre 17, 2019

Haz sentido alguna vez alguna especie de calambre o temblor, te daremos el remedio casero para aliviar esos molestos síntomas

Nuestro organismo s una maquina perfecta que combate por si solo afecciones y otras enfermedades causadas por agentes externos que entran a nuestro organismo y maltratan o enferman los órganos.

Muchas veces estas afecciones son tan fuertes que tenemos que recurrir a consultas con especialistas, estos a través de exámenes pueden identificar cual es la dolencia por la que nuestro cuerpo está pasando.

Para otro grupo de personas estas malestares, son más efectivos erradicarlos mediantes remedios caseros, ya que los mismos no causan daño a la salud, no poseen efectos adversos y por lo general los ingredientes son muy fáciles de conseguir.

Hoy te traemos algunos remedios naturales que sirven mejorar los calambres y temblores, tanto del estómago, las vías respiratorias, el sistema nervioso o los riñones, puede ser que los músculos también puedan padecer de estas afecciones.

Remedios naturales para los calambres y temblores

Zumo de piña: Pelar una piña fresca, córtala en rodajas o trozos, licuar. Beber junto con el desayuno. La piña es una de las frutas más beneficiosas contra los calambres y temblores ya que contiene bromelaína, sustancia que tiene la propiedad de relajar los músculos y disminuir los calambres.

Zumo de limón: Prepara un sumocon 2 o 3 limones diluidos con un poco de agua. Esto colaborara con la actividad que realiza el hígado, facilitando la liberación de toxinas y, en particular, de acetaldehído. Se recomienda combinar con mucha agua y otro tipo de zumos (tomate, pomelo…) Consumir antes del desayuno, y evitar si existe molestias en el estómago o diarrea.

Limonada alcalina: Añadir a un litro de agua el zumo de 3-4 limones, dos cucharaditas de azúcar, una pizca de sal y una pizca de bicarbonato sódico. Mezclar bien, tomar varios vasos de la mezcla después de levantarse; el resto, a lo largo del día.  Esto trata molestias gastrointestinales (sobre todo diarreas), aportando líquido y minerales.

Pomelo y miel: Mezclar media taza de miel, media taza de zumo de pomelo y un poco de hielo picado, ingerir lentamente antes de acostarte. Este remedio facilita la acción del hígado eliminando el acetaldehído.

Zumo de zanahoria, apio y perejil: Licuar 200 g de zanahoria, 30 g de remolacha, 100 g de apio y 20 g de perejil. Ingiere un vaso en ayunas, antes del desayuno, y otro a media mañana. Este zumo es una bebida de sustancias preservadoras para el hígado, que cuidan su actividad e incitan sus funciones.

Melón: Prepara un jugo o puedes ingerir 2-3 rodajas de melón. Resulta más efectivo si lo consumes antes de acostarte, si tu organismo ingirió bebidas alcohólicas, lo mejor es reforzar el tratamiento. No se debe utilizar si hay diarrea o diabetes, ya que contiene azúcar.

Jarabe de arroz y membrillo: Hervir un vaso de arroz en un litro de agua durante un par de minutos. Apagar el fuego, filtrar el líquido resultante y dejar enfriar. Añadir 6 cucharadas de membrillo y 3 claras de huevo. Batir todo bien hasta que quede una mezcla homogénea.

Llevar el zumo a refrigeración, consumir medio vaso al levantarse, otro media hora más tarde como desayuno, otro vaso a las 2 horas y otro antes de comer una comida ligera y digestiva.

Esta bebida posee efectos astringentes y evitan la pérdida de líquidos, siendo beneficioso en caso diarrea, Además satisface todas nuestras necesidades.

Si este artículo fue interesante, no te olvides compartir.

Revista Digital