Las varices son curables y el secreto está en el aceite de oliva

Las varices son difíciles de eliminar pero si tienen solución te diremos cómo, pues todo esta en el aceite de oliva que tienes en la cocina.

Si hay algo que nos importa mucho a todos nosotros, más a las mujeres que a los hombres claro está, es nuestra apariencia y no solo se trata de como nuestra cara se ve, sino de las imperfecciones que tengamos en todo el cuerpo.

Quizá tu creas que esto es algo demasiado extremo pero a decir verdad no lo es en lo absoluto, no hay nada de malo en querer cuidar de nuestra apariencia solo debemos aprender a hacerlo de la manera más adecuada.

Muchas mujeres utilizan una gran cantidad de productos y cosméticos para mejorar la apariencia de su piel pero cuando el problema ya no es externo sino que es incluso interno, esto llega a dificultarse un poco más.

Las várices son de esos problemas internos que afectan nuestra apariencia y es justo por eso que nosotros queremos ayudarte a que luches contra ellas y las desvanezcas para que tú te sientas y te veas bien así que acompáñanos en este post que te diremos cómo lograrlo.

Elimina las várices fácilmente

Cuando tenemos várices esto nos hace sentir sumamente terribles y es que estas hacen que las partes en las que aparecen, por ejemplo en nuestras piernas, estas luzcan poco bonitas, por más que queramos que se vean bien.

Hay muchos tipos de várices, algunas son finas y otras son demasiado gruesas pero sea cual sea tu caso, hay una manera de eliminarlas o de desvanecerlas en casa sin hacer demasiados esfuerzos y de eso te enterarás hoy.

Se trata de emplear un remedio casero que en realidad es un producto que muchas personas tienen en su cocina y que estamos totalmente seguros que te dará los resultados que tú esperas y sabemos que anhelas.

Para deshacerte de estas molestas imperfecciones entonces lo que debes hacer es lo siguiente.

Necesitarás

  • Aceite de oliva
  • Exfoliante, puede ser casero

Modo de uso

Primero debes exfoliar la zona afectada por las várices y puedes hacerlo con un exfoliante a base de azúcar con miel, avena y leche y ya que exfolies deberás retirar para ahora proceder a aplicar el tratamiento con aceite de oliva.

Para proceder, debes colocar un poco de aceite de oliva y llevarlo al microondas para calentarlo un poco, o incluso puedes hacerlo en baño de maría directo en la estufa, tú decides, lo cierto es que debe quedar tibio y no caliente para evitar quemaduras.

Hecho esto debes ahora tomar aceite con tus manos y distribuirlo en la zona afectada por las várices y frotar haciendo masajes ascendentes, comenzando por los tobillos y deben ser masajes suaves y con algunos movimientos circulares para que el flujo sanguíneo se estimule.

La recomendación es hacer este tratamiento a diario y verás cómo en poco tiempo las varices se van desvaneciendo, quizá no sea de un día para otro pero con constancia lograrás los resultados que esperas y tus várices disminuirán su grosor hasta desaparecer.

Esperamos que te animes a poner en marcha este remedio casero que es muy sencillo pero muy efectivo, así que no dudes en emplearlo.

Si te ayudamos con este post no olvides compartirlo en tus redes sociales.

Gracias por leernos.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

error: Contenido protegido.