Hábitos para manejar el estrés y la depresión postparto.

Traer al mundo una nueva vida al mundo requiere fuerza, dedicación, compromiso, paciencia, decisión y pare usted de contar, y esas cualidades y muchas más, las tienen de sobra las mujeres, en su gran mayoría, con algunas lamentables excepciones.

Pero a pesar de ello, incluso aquellas que poseen todo el temple para lanzarse a esa nueva aventura de su vida, están propensas a desfallecer en el camino, y en ocasiones perder el norte que en primer lugar las impulso.

En la actualidad la depresión post parto, se presenta mucha en las nuevas madres y a pesar de las muchas veces que se presenta, la medicina aun no siempre la diagnostica como debe ser ni tampoco se le presta atención.

Tienes que conocer a lo que te enfrentas para saber cómo lo puedes evitar, es por eso que en este artículo te hemos traído la información que necesitaras para que estés preparada cuando la vida te llame a cumplir el rol de madre o conozcas a alguien que esté pasando por esa etapa.

Depresión post-parto

Depresión post-parto

Aunque parezca increíble, no se conocen las causas exactas de porque se desata este trauma en las mujeres, pero ahí algunos detalles que ocurren durante el embarazo que posiblemente sean los desencadenantes de esta condición, que se presenta con una afectación en el estado anímico de la madre, durante los primeros meses:

  • Cambios hormonales durante y después del embarazo.
  • Variaciones en las relaciones personales y laborales.
  • Cambios en la figura de la mujer. Algunas sufren de baja autoestima a causa de las señales que el embarazo deja en el cuerpo luego del parto.
  • Menos tiempo libre y menos horas de sueño.
  • Dudas de si está preparada para cuidar de un niño.

Existen algunos factores que vuelven a una mujer más propensa que otras a sufrir de depresión post parto y entre esos factores podemos mencionar los siguientes:

  • Haber padecido depresión o estrés post parto anteriormente.
  • Tener historial depresivo, de ansiedad o de bipolaridad en etapas anteriores al embarazo.
  • Miembros de la familia con alguna clase de trastorno psicológico.
  • Haber estado involucrada en algún hecho traumático durante el embarazo.
  • Complicaciones médicas en el embarazo o en el parto.
  • No haber planeado ese embarazo.
  • Estar pasando por situaciones económicas fuertes.
  • Sentir falta de apoyo por parte de la familia o la pareja.
  • Consumo de sustancias ilegales, alcohol o tabaco mientras estaba embarazada.

Entre los síntomas más comunes que se presentan en las mujeres con este problema, están los siguientes:

Sentimientos de desesperanza, culpa y tristeza.

  • Cambios de humor repentinos.
  • Ansiedad y preocupación por todo.
  • Incapacidad para dormir o dormir en exceso.
  • Dificultad para relacionarse correctamente con él bebe, en muchos casos rechazo del mismo.
  • Perdida del interés en sus actividades cotidianas.
  • Cefaleas y fatiga generalizada.
  • Falta de apetito.
  • Dudar de sí misma para cumplir el rol de madre.
  • Considerar pensamientos de infringirse daño o al bebe.

Entonces, como hábitos para superar esta etapa tan difícil y a la vez crucial de toda madre con su hijo, están los siguientes métodos:

  • Dormir siempre que se pueda.

Cada vez que se presente una oportunidad, se debe descansar. Cada vez que el niño se quede dormido o que alguien más lo esté cuidando, se debe aprovechar ese tiempo para dormir. Muchas madres lo toman para llevar a cabo tareas pendientes, lo cual es un grave error.

Es mucho más importante tu bienestar físico, mental y emocional que cualquier otra actividad. Además, mantener esos estados en armonía, ayuda al bebe a que también este más relajado, lo que significa que dormirá más y la madre también podrá descansar más.

  • Reparto de tareas y tiempo libre.

Es indispensable y vital para la salud de la madre, que se realice un reparto de las obligaciones entre la madre y su pareja o los familiares. No pueden pretender dejarle todo el trabajo de maternidad tan solo a ella. Por eso se deben establecer horarios para cuidar al bebe, para realizar las diferentes labores que haya que hacer. En el caso de estar en pareja, con esta planeación, ambos podrán tener tiempo sí mismos.

  • Ejercicio.

El ejercicio ayuda al cuerpo a liberar endorfina, lo cual ayuda a calmar el estrés y la ansiedad luego del parto. Principalmente los primeros ejercicios deberán enfocarse en el estiramiento, de manera suave y sin presión. Ya después podrás elevar un poco la intensidad de los ejercicios.

Gracias a esto las madres podrán tener un estado de ánimo más saludable.

  • Dejar de exigirte tanto.

Nadie nace sabiendo hacer de todo, por lo tanto, deja de exigirte y creer que todo cuanto hagas debe ser perfecto. Con la práctica es que lograras ir superando todos los errores que cometas, no te prives de dar los pasos que sean necesarios para alcanzar el éxito en esta labor.

No necesitas compararte con nadie ni ser igual a nadie, tan solo debes ser tu misma, poner de tu parte para hacer tu mejor esfuerzo y veras como todo saldrá bien.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.