eres

No permitas que tus heridas te conviertan en alguien que no eres

Muchas veces pasan cosas en nuestra vida que no podemos controlar pero no por eso puedes convertirte en quien no eres, cura tus heridas.

Los malos momentos nunca faltan en la vida de cualquier persona, todos en alguna hemos tenido que pasar por situaciones difíciles, el secreto de todo esto es poder sobrellevarlo.

Las heridas que nos dejan esos malos momentos no pueden afectar nuestra vida cotidiana y mucho menos nuestra manera de ser, es importante que sepas cerrar ese ciclo para que no se vuelva a repetir y no te perjudique nuevamente.

Deja que el tiempo cure esas heridas, trabaja en ellas para que te hagan crecer como persona y que te dejen una buena lección, los errores de la vida son aprendizajes.

En este artículo te demostraremos porque no es bueno que tus heridas del pasado afecten a la persona que eres hoy en día, si pasaste por un mal momento y todavía estas en ese ciclo, sigue leyendo este artículo que te ayudara.

No cambies quien eres por heridas del pasado

eres

Lo primordial en este tema es saber cerrar los ciclos, vive cada momento del presente dejando a un lado todas las heridas que dejo el pasado, deja de cuestionarte tanto por lo que viviste en el pasado.

Cuando alguien nos hiere, lo importante es que aprendamos de eso, buscar la manera de trabajar en nuestra personalidad para saber en qué fallamos para que eso nos sucediera, si no superas esa situación solo te traerá como consecuencia que esos episodios se vuelvan a repetir una y otra vez.

Todas las cosas que salen de nuestra vida son porque no las necesitamos, deja ir todo, soltar también es una manera de encontrar nuevos proyectos, amores, trabajos, entre otras cosas.

Por otro lado, revisar nuestra pasado de vez en cuando para saber las cosas que hemos superado nos hace bien, esto nos hacer recordar los fuertes que somos para afrontar las tormentas, esta es una de las mejores formas para darnos cuenta quienes somos.

Tenemos todas las herramientas en nuestra mente para poder sanar cada herida, no dejes que tus pensamientos jueguen en contra, no pongas pensamientos negativos en ti, esto solo traerá malas consecuencias, le echara limón a la herida para que arda y duela más.

Limpia tu mente y alma de todos los rencores, mentiras, abandonos, despechos, soledad, tristezas y culpas. Estos son algunos consejos que puedes tomar para sanar:

  • Busca en tu interior e identifica tus heridas

Este paso es importante, primero debes saber qué es lo que molesta, te causa tristeza, rabia y frustración.

  • Habla sobre esto

No es bueno guardarnos todas las emociones, exterioriza tus pensamientos con una persona que sea de tu confianza y te pueda apoyar, esto será un gran paso para que comiences a sanar.

  • Drena tus heridas

Deja que las heridas sanen, muchas veces nos cohibimos de llorar cuando algo duele, lo mejor es que dejes drenar toda esa tristeza o rabia que tienes dentro de alguna manera, busca la forma que más sea efectiva para ti y hazlo.

Suelta todo lo que no te hace bien. Esperamos que estos consejos te hayan ayudado.

Gracias por leernos!