MUJER

La vida de una mama contada con ilustraciones.

Cuando nace un hijo, ya pasamos a ser “propiedad” de alguien más, nuestro tiempo, nuestra vida, nuestros planes, ya no son nuestros realmente, ahora debes incluir a alguien más en esos planes y considerar todo en función de esa otra personita.

Tanto el padre como la madre entran en una nueva etapa de sus vidas en la que les toca aprender sobre la marcha. Si alguna vez pensaste que ser padre se aprende en un libro en una app de celular, pues será mejor que lo pienses de nuevo.

En el día a día, sobre la marcha es que se aprende porque, así como ninguna huella dactilar en el mundo es igual a otra, así mismo es la crianza de los hijos, tal vez haya detalles en que coinciden, pero no es lo común que eso sea así en todos los aspectos.

Y de los dos padres, es la madre la que muchas veces lleva la batuta en cuanto a la crianza y el cuidado del niño. Está en su naturaleza ser las protectoras, guías y mentoras de esos pequeños seres que trajeron al mundo y que día a día verán crecer.

Ser madre en imágenes.

Sigue leyendo y ve si te identificas con todas esas facetas de madre.

  • No le puedes quitar el ojo de encima ni por un minuto. Incluso cuando están durmiendo, quieres estar cerca en caso de que se presente algo y debas ayudarlo.

  • No saber por dónde comenzar. Cuando se es madre primeriza, puedes llegar a escuchar infinidad de opiniones y de recetas para muchas cosas, pero recuerda, la madre eres tú y aunque los consejos se valoran, solo tú decides que quieres hacer primero.

  • No hay noches largas, solo sueños cortos. Las horas de sueño que solías tener antes del bebe, desaparecen, ya que no sabes en que momento deberás levantarte para darle de comer o simplemente atenderlo para que se duerma.

  • Estar acompañada en todo momento. La privacidad es algo que muchas veces se pierde cuando se es madre, ya que nuestro pequeño, gusta de seguirnos a todas partes.

  • Tener nuevos gustos musicales. Las canciones que de ahora en más te tocara aprender serán las de sus programas infantiles favoritos, y aunque no lo quieras hacer, terminaras sucumbiendo tarde o temprano.

  • Tener preguntas incomodas para el esposo. Luego del embarazo quedan algunas secuelas en el cuerpo de toda mujer que la harán dudar en ocasiones y tendrá preguntas relacionadas a eso para su pareja.

  • Verlo como un hijo más. Cuando estas casada ya eras madre de un niño y no lo sabias, cuando llega él bebe, es que comienzas a darte cuenta.

  • Expresar amor de maneras muy diferentes. Una madre es madre siempre y eso no lo cambia nadie, y con sus hijos tiene formas muy sutiles y hasta mágicas de expresar amor y cariño.

  • Ser la victima de preguntas incomodas. No se puede complacer a todo el mundo, y cuando creas que al casarte recibiste preguntas incomodas o fuera de lugar, espera que llegue el primer niño.

  • Estar orgullosa de tu hijo. Nada te produce más placer que hablar de todas las cosas buenas y maravillosas que tu hijo sabe hacer o puede hacer. No perderás oportunidad de hacerlo, ya que para ti es una muestra de tu amor hacia él.

  • Tener luchas compartidas. En ocasiones les tocara afrontar situaciones juntos y son esos momentos los que los unirán más.

  • Tener superpoderes. Es como un sexto sentido que toda mujer tiene, pero que las madres desarrollan mucho más, que cuando los hijos se acercan ya presienten que algo van a pedir.

  • Recordar que en algún momento tuviste tiempo para ti. Antes del bebe disponías de 24 horas al día y 7 días a la semana para gastarlos como quisieras, ahora ese tiempo es de tu hijo y aunque podrás planear algo para ti, antes deberás cubrir sus necesidades.

Etiquetas

MC

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar