Carta de una mujer que no quiere ser mamá

Ser madre es algo muy personal y especial, no todas las mujeres deciden ser madres a temprana edad. Hoy día son más la que retrasan esta condición hasta pasado los 30 años, pues es cuando consolidan sus estudios superiores, labores personales, actividades laborales y otras especificaciones propias de sus vidas.

Pero, no todos están de acuerdo con que se deba esperar tanto tiempo para ser madre, por lo general familiares y amigos comienzan con las especulaciones sobre la mejor edad para ser madre. Y hasta enfrentan un conflicto, cuando esa joven dama, notifica que no desea tener un hijo, pues no está preparada para ello.

Y es que ser madre es algo tan particular, que simplemente la determinación de la condición debe ser tomada por la mujer que estará llevando nueve meses esa personita en su vientre. Lamentablemente, hoy día todavía son muchos lo que se asombran y ven con malos ojos, el retraso del embarazo y peor aún el no querer tener hijo.

No debemos dejarnos sugestionar por los demás, tampoco debemos hacer caso de las habladurías, Solo nosotras tenemos la última palabra a la hora de traer hijos al mundo, es más son muchas las mujeres que deciden no dar a luz, esto no significa que ellas sean menos mujer por esto. Respetemos las determinaciones de los demás, es la mejor forma de hacer del mundo un lugar mejor.

Carta de mujer que no desea ser madre

Todos creen que la maternidad es el objetivo de ser mujer, y cuando digo que yo no quiero ser madre, me miran con asombro y desconfianza.

Para muchos esto es imposible, y hay otro lote de persona que se dedican a deliberar sobre mi determinación. Son tan molestos comentarios como: “¿por qué no?”, “se te va a pasar el tren”, “te vas a arrepentir”, “te vas a sentir sola”, “los hijos son una bendición”…

A mi parecer, es irresponsable traer hijos al mundo, tan solo para no sentirme sola o para que no “se me pase el tren” mucho menos para atrapar a un hombre. Cuando decida tener un hijo, será porque me siento segura y lista.

Todas las mujeres, tienen sus propias razones para ser madres o no. Debemos entender que la maternidad trae consecuencias a solo a nuestra vida diaria, también el cuerpo sufre una serie de cambios. Se requiere firmeza para entregar todo a ese ser incluyendo la propia vida.

Por ahora estoy consciente que no me encuentro preparada para cuidar a un bebe, requieren gran parte de nuestro tiempo y además hay que entregarle mucha dedicación. Admiro a todas las madres, pero por ahora yo no quiero serlo.

No te olvides de compartir esta publicación.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

error: Contenido protegido.