La custodia compartida tras el divorcio

El divorcio es algo difícil y lamentable para todo el grupo familiar, pero son los hijos los que más sufren con esta determinación.

Pues si el mismo no es de mutuo acuerdo, comenzara una guerra sin cuartel por todas las cosas que se deben compartir.

Una de ellas es la custodia de los hijos, y es aquí cuando todo se torna oscuro y muy muy complicado, pues ambos padres, sacaran las mejores armas, solo para poder quedarse con los niños.

Muchas veces esta situación, lleva a cometer graves errores y casi siempre ambas partes salen muy lastimadas.

Mira el siguiente vídeo sobre las custodia compartida aquí.

Custodia compartida

Cuando hablamos de divorcio, una de las mayores preocupaciones es la estabilidad de los niños, anteriormente, solo se otorgaba la custodia a uno de los padres, mientras que el otro solo podía tener algunos días de visitas, reglamentados bajo un horario.

 Esto ha cambiado un poco en los últimos años; pues ahora existe una figura jurídica que permite compartir la guarda y custodia de los hijos por ambos padres, fue creada para que los niños no perdieran el contacto con ninguno de los dos. Lamentablemente no existe una fórmula que nos ayude a minimizar el choque emocional que causa el divorcio en un niño. 

Esto estará medido por la estabilidad emocional del niño y de las actitudes con que la familia tome el divorcio.

Pero este sistema de custodia compartida, no es tan efectivo como la ley quisiera, veamos el por qué:

La custodia compartida tras el divorcio en el papel: El tiempo de los niños, es compartido por ambos padres y se puede dividir de forma equitativa por semanas, quincenas o meses, también los gastos de manutención estarán regidos por la misma modalidad.

 Esto se lee muy fácil en el papel, pero en la práctica no resulta tan eficiente. Pues la vida cotidiana de un menor puede verse realmente afectada por tener que dividirse en dos; deben tener cosas de la escuela en ambos hogares, ropa, amigos, fiestas, eventos y otras actividades se verán obviamente trastornados por este tipo de custodia.

Y con la misma llegara un momento en que los pequeños estarán tan hartos y exhausto que no querrán ni siquiera salir a ver a ninguno de sus progenitores.

Algunas parejas prefieren compartir la vivienda para minimizar el impacto que este tipo de custodia les causa a sus hijos, entonces son ellos los que sufren las inclemencias de compartir la misma casa.

En la práctica, las parejas que están por divorciarse deciden no compartir la custodia de sus hijos, los hombres solo expresan que no tienen el tiempo suficiente para brindar las comodidades y beneficios que los niños necesitan, por eso deciden dejar todo en manos de su madre.

Pero deben tener presente que todo esto lo decide un juez, el siempre estará velando por el bienestar y estabilidad de los pequeños.

No te olvides compartir esta publicación entre tu grupo de amigas.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

error: Contenido protegido.