Dios te dice hoy: Un milagro tocará a tu puerta

En el mundo existen muchas religiones, todos distintos en cuanto a forma y estilo, además diferentes en cuanto a la búsqueda de la espiritualidad. Pero todas llegan a un punto de convergencia el inmenso amor que dios o jehová o Jesús le entrega a la humanidad sin pedir nada a cambio

Cuando nos encontramos afligidos, atormentados o tenemos algún problema que resolver, solemos pedir a dios que nos ayude o acompañe en nuestras dificultades, el orar nos hace sentir conectados con un poder no que podemos ver ni palpar, pero que nos entrega paz y tranquilidad espiritual.

Si necesitas un milagro, que te extiendan la mano y te libre de tantas cosas que te lastiman, te duelen, te confunden y te llenan de ansiedad.  Si tienes hambre y sed de paz, de calma, de poder cerrar tus ojos, dormir con tranquilidad y despertar en alegría. Entonces necesitas el amor y la bondad de dios.

La oración es la forma más sencilla y humilde de conectarse con ese ser supremo que nos ve, escucha y atiende a cualquier hora, en cualquier momento. Su inmenso amor a la humanidad lo hace el ser más especial y adorada. Él no conoce de resentimientos, géneros, razas o de condiciones sociales. Ante sus ojos todos somos iguales.

Dios te dice hoy:

Oración a Dios.

Escrito por Hermes Alberto Carvajal. Amado Padre que habitas en los cielos, que reinas en mi alma, que velas junto a nuestra cama vigilando nuestro sueño, que moras en la alabanza de los que te amamos, que vives en este corazón humilde que tanto te agradece por tu bondad y amor.

Hoy elevo a ti estas humildes palabras para darte las gracias, por permitirme conocerte, por la dicha de poder abrir los ojos esta mañana y disfrutar del don de la vida y poder contar día a día con tu amor y protección.

Señor Bendito, en ti confío Padre, tu tiempo es perfecto, que mi vida sea conforme a tu voluntad, eres dueño de mi destino.

Tus promesas son verdaderas, tus dones espero, tus regalos de bendición anhelo con gozo, porque sé que tu gracia tocará a mi puerta.

Mi nieto: el pedacito de cielo que la vida me regaló

Perdóname, Padre si alguna vez las pruebas me han llevado a dudar de tu amor, sabes que somos seres humanos imperfectos y por eso te ruego tu perdón.

Soy consciente de tu paciencia y de lo mucho que me amas, por eso pido que se haga tu voluntad siempre antes que la mía.

Te pido Padre como siempre salud para mí y toda mi familia, cúbrenos con tu manto de amor y de bondad, y que jamás las enfermedades o el hambre toquen la puerta de nuestra casa.

Agradezco Señor cada bocado de comida que llevo a mi boca, porque sé que eres responsable Padre de todo lo bueno que me pasa.

Aleja las tristezas y las amarguras Señor y dame tu luz, dame fuerza y guíame en el camino correcto que debo seguir. El camino que me lleve a ti Señor.

Dame sabiduría Padre, para que todas las decisiones que hoy tome sean de beneficio, no permitas que el inicuo arruine mi andar y me haga tropezar.

Elimina cualquier duda que me detenga y permite Dios poderoso que pueda difundir tu mensaje de amor a otros.

Te pido Dios que la armonía y la paz impere en mi hogar y en mi familia, que no dejes que los malos sentimientos se apoderen de mi mente y de mi corazón.

Y que mi familia pueda regocijarse en tu amor tal como lo hago yo. Líbranos de todo mal Dios bendito.

Por último, Dios permite que mis planes se lleven a cabo, y que pueda tener un día lleno de bendiciones y prosperidad dejo todas estas peticiones en tus manos.

Amén.

Comparte este artículo entre familiares y amigos.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido.