Cosas que te da pena decirle a tu pareja.

Un pilar fundamental en toda relación es la confianza, para muchos es fundamental y sin esta no se puede pensar en la que la relación dure mucho tiempo más, ya que es un elemento difícil de ganar.

 Pero una vez que han superado muchas pruebas y que ya se tiene tiempo con la pareja y se han superado infinidad de obstáculos y malos entendidos, la confianza se ve fortalecida y eso es algo que vale mucho.

El detalle es que incluso con una confianza entre ambos tan grande, habrá cosas que nos resultará difícil de decirnos y no en ocasiones preferiremos guardar silencio y dejar que las cosas sigan su camino sin problemas.

Hoy te hemos traído algunas de las cosas que, en una relación de pareja, sin importar cuanto tiempo lleven conociéndose y sin importar que tanta confianza se tengan, será muy difícil de expresarse el uno al otro.

Cosas que no le dirías a tu pareja por pena.

  • Que baje de peso.

Esto sobre todo les ocurre a muchos hombres. Su novia o esposa les pregunta, que como se ve su figura, y para no hacerla sentir mal, se quedan callados, ocultando su opinión sobre esos kilos de más que están allí.

  • Que no te pida dinero.

Tú la quieres y no serias capaz de negarle nada y ayudarla cada vez que lo necesite. Pero en ocasiones sientes que ella exagera y te quiere tener como un cajero automático.

  • Que no te gusta como cocina.

Cuando comienzan a convivir juntos es que podrán ver facetas del uno y el otro que no conocían. Uno de esos puntos es la manera en la que cocina. Al principio podrás pasar por alto algunas cosas, pero luego de un tiempo, empezaras a creer que su comida no es del todo buena.

  • La suegra no te cae bien.

La respetas por ser la madre de tu pareja, pero, aun así, se te hace complicado ocultar la antipatía que le profesas cada vez que están juntos en la misma zona.

  • Que no te gustan las reuniones familiares de tu pareja.

Hasta el día de hoy, has logrado ocultar muy bien el aburrimiento que te causan esas reuniones, pero eso es algo que te carcome por dentro y tarde o temprano deberás decírselo.

  • No crees en el matrimonio.

En la pareja alguno de los dos puede ser un entusiasta del matrimonio y le emociona pensar en su futuro, los dos casados. Para no desilusionarlo le sigues la corriente, pero nunca terminas de concretar nada.

  • No quieres tener hijos.

No quieres arruinarle aún más la ilusión, pero lo tuyo no son los niños. En tu lista de metas a largo plazo no figura el tener hijos, a pesar de que tu pareja te ha manifestado su deseo de tenerlos.

Emmily Maduro Carreño

Redactora especializada en SEO, Noticias interesantes y diferentes formas de entretener a cada uno de los lectores que tengas en tu sitio web. Este ha sido uno de los proyectos más interesantes y altruistas en los que he trabajado. 100% en búsqueda de ayudar a sus lectores.

error: Contenido protegido.