Revista Digital

Nadie pierde al dar su amor, sólo pierde quien no sabe recibirlo

Todos deseamos que llegue a nuestra vida, ese ser que suponemos complementara nuestro mundo. Deseamos ofrecerle todo lo que tenemos dentro, llenarlo de calidez, dulzura, confianza y mimos a todo momento, ya que esperamos recibir lo mismo de su parte, y tener una relación armoniosa y feliz.

Cuando una persona es capaz de mostrar su corazón a otro, es alguien que ennoblece y enriquece su naturaleza humana. Dar o entregar es lo mejor que nos puede pasar en la vida, pero no todos tienen la capacidad de aceptar lo que el otro le otorga, pues no entienden el don del amor verdadero y puro

Cuando decidimos dar el paso de notificar nuestros sentimientos, entramos en un conflicto con nuestro yo, pues es difícil saber si la otra persona comprenderá y aceptara nuestros sentimientos, Además también debemos tomar en cuenta que él, puede que no tenga los mismos sentimientos por nosotras, y es aquí donde entra en juego, nuestro grado de madures, ya que si es así, nos deprimiremos y pensaremos que todo se ha detenido.

Por eso, es bueno canalizar nuestro estado emocional al momento de una ruptura, pues la ansiedad, angustia, estrés, desolación y desesperación es lo primero que aflorara, haciéndonos sentir miserables y desanimadas. También debemos tener en cuenta que al momento de una separación, la otra parte puede estar sufriendo los mismos síntomas que nosotros.

Entregar amor, aun cuando no sepan recibirlo

Comparte esta publicación entre tus seres queridos.